Publicidad

Carta a las nuevas generaciones: no tenéis la culpa

Son varias las noticias sobre un grupos de niños y niñas de Cehegín que han colmado los medios de comunicación locales por su implicación con la naturaleza y el medio ambiente. Estos jóvenes, que son el futuro de nuestro municipio, han tomado conciencia de la suciedad de la calle y se han lanzado a ella con guantes, palos, bolsas y todo tipo de utensilios que les pudiera ayudar en una misión muy importante: la de limpiar un pueblo que cada día está más sucio, al igual que pasa con el resto del planeta.

A estos niños quería decirles dos cosas. Lo primero, gracias. Sois una de las pocas generaciones con conciencia ambiental. Algunos de nuestros abuelos ya la tenían, pero ahora vosotros cogéis la batuta, vuestra conciencia está organizada y es efectiva, gracias a vosotros Cehegín está más limpio y es más bonito que nunca.

Y lo segundo: no tenéis la culpa. No quiero hacer que perdáis la esperanza. Vuestro esfuerzo lo es todo para un planeta que pide a gritos la salvación. Pero si el día de mañana la temperatura del planeta sube tanto que os cueste respirar, no tenéis la culpa. Si el dia de mañana las tierras de Cehegín están podridas por culpa de actividades sin licencias o de vertederos ilegales, no tenéis la culpa. Si cuando crezcáis y vayáis al mar, veis un charco de agua sucia y sin vida, no tenéis la culpa.

Estáis haciendo mucho más de lo que han hecho otros. El reciclaje y mantener las calles limpias es importante, pero lo necesario es un cambio a gran escala y para provocarlo, lo único que podéis hacer es salir a la calle y protestar.Quiero que sepáis que los responsables de que todo esté tan sucio, de que falten abejas y de que se mueran los árboles no sois vosotros.

El día de mañana lo entenderéis. Entenderéis que hicisteis lo que pudisteis pero que el paso importante lo deben dar los gobiernos con leyes, las empresas con acciones, el ser humano con la ética. Quiero deciros que ojalá vuestro trabajo sirva de ejemplo y ojalá que los gobiernos pongan más placas solares y menos vertederos ilegales. Ojalá, de verdad, lo digo con todo mi corazón, ojalá que vuestro mensaje sea escuchado.

Mientras tanto no perded la ilusión, podéis cambiar el mundo, pero no os presionéis, no os culpéis si nada cambia, no tenéis la culpa.

Entrada siguiente
El Festival Internacional de Teatro de Molina de Segura celebra su 50 edición con 22 espectáculos
Entrada anterior
Las cuevas del Cañón de Almadenes, protagonistas de una nueva exposición en el Museo Arqueológico de Cehegín
Menú